top of page
  • Foto do escritorEmily Bandeira

Volver a mirar


Comentar el video "Restos de Cosas"



  1. Versión Integral


Abro el cuaderno delante mi, simultáneamente abro, una vez más, el enlace del video. Una semana atrás, vi el corto por primera vez. Me quedo pensando toda la semana sobre nuestra primera tarea, a ver lo que siento.

Un ojo en la pantalla, dentro del corto la cámara se mueve circular e inquieta. Acá afuera, mi alrededor permanece inmóvil (cualquier otro movimiento está dentro de mí). Miro por la ventana digital: zapatos, escaleras, muebles, la mesa allí. La mesa aquí. Las flores sobre la mesa allí, las flores sobre la mesa aquí. El close en las manos allí, mis manos acá. Hay una vela encendida al lado del cuaderno. Flores, papeles, fuego. Hay más en común de lo que me imaginaba.

Fotos no tengo. Pero las memorias sí. Es muy pretencioso de mi parte pensar que puedo escribir y mirar el corto al mismo tiempo?

Es que quiero aprender a integrar los dos. Los ojos y las manos, el mirar y el escribir. Además, mirar algo con mucha atención, experimentando miradas periféricas, también puede ser oler atentamente (mi habitación huele a café viejo y madera), escuchar atentamente (el piano del corto, ruidos, los sonidos lejos de las calles del centro).

Escribir como quien mira.

Mirar como quien escribe.

Ahora hay una taza tumbada, una paloma, violines.

Me pregunté toda la semana, si pensar sobre la escritura posterior a la vivida de la experiencia me impide vivirla con presencia.

Las gotas caen, caen, cada vez más ruidosas mientras mi escritura se vuelve cada vez más rápida. Creamos un clímax juntes: el corto y mi cuaderno. Tenemos muchas aguas a gotear.

Mi cerebro busca procesar todos los estímulos, pero al mismo tiempo en el que procura absorber todos los detalles (hay que escribirlos, escribirlos) inquietamente intenta digerir todo con lenguaje, palabras, poesía. Quiere abrazar, ya allí, el hacer sensible.

¿Esto me genera disociación o aún más fuerza para implementar magia en las experiencias? ¿Me aleja o me acerca de más poesía en lo que vivo?

El hombre al final del corto ya no es más lo mismo (su pelo está blanco).

¿Y yo? ¿Soy la misma de 20 minutos atrás?


Comments


bottom of page